El 97% de las zonas naturales más valiosas, dañadas por los humanos

Nota publicada al diari La Vanguardia publicat el 24 d’agost, per Joaquim Elcacho.

“Nuestros mapas muestran que tres cuartas partes del planeta están significativamente alteradas por las actividades humanas y el 97% de lasáreas de mayor riqueza en especies se han visto gravemente dañadas. No es de extrañar que nos encontremos ante una crisis de la biodiversidad”. Con estas contundentes cifras expone la situación ambiental de la Tierra el profesor James E. M.Watson, co-autor del estudio Human Footprint Change 2009 -1993 (Cambios en la huella humana 2009-1993) liderado por expertos de la Universidad de Queensland (Australia) y la Wildlife Conservation Society (WCS).

Los resultados de este trabajo, centrados en la superficie terrestre del planeta, pueden ser consultados en forma de mapas en la web de este proyecto http://wcshumanfootprint.org/ y se presentan oficialmente en un artículo que publica esta semana la revista Nature Communications .

Mapamundi de la evolución de la huella humana en el planeta; las zonas en rojo muestran aumentos en el impacto ambiental y las azules, descensos
Mapamundi de la evolución de la huella humana en el planeta; las zonas en rojo muestran aumentos en el impacto ambiental y las azules, descensos (http://wcshumanfootprint.org/)

El informe ha sido realizado con la colaboración de investigadores de la Universidad de Columbia Británica del Norte, la Universidad de Queensland, WCS, la Universidad James Cook, ETH Zurich, Estación Biológica de Doñana, el Imperial College de Londres, la Universidad de Columbia y el City College de Nueva York.

Los autores destacan que el impacto global de las actividades humanas sobre el medio ambiente de la Tierra es extenso, pero ponen de relieve que por primera vez en varias décadas, estos daños ambientales crecen a un ritmo más lento que la tasas de crecimiento económico y demográfico.

Así, mientras que entre 1993 y 2009, la población mundial aumentó en un 23% y la economía mundial (PIB) creció 153%, la huella humana global creció el 9%.

España, por encima de la media mundial

En el caso de España, el estudio y los mapas adjuntos indican que el impacto o huella humana creció un 10,86% entre 1993 y 2009. En el mismo período, la población aumentó un 18,3% (de 39,2 a 46,4 millones de habitantes) y el PIB aumentó un 186,27%. (Ver ficha referida a España en la web de este proyecto y descargar la documentación en formato .pdf)

Evolución de la huella humana en España (1993-2009). En color rojo, las zonas con mayores impactos y en azul, las zonas con reducción
Evolución de la huella humana en España (1993-2009). En color rojo, las zonas con mayores impactos y en azul, las zonas con reducción (http://wcshumanfootprint.org/)

En una lectura positiva de los resultados de este estudio, el autor principal, el profesor Oscar Venter, de la University of Northern British Columbia (Canadá), indica que, “es alentador ver que nuestros impactos ambientales se han expandido a un ritmo más lento que la tasa de crecimiento económico y de población”. “Los resultados indican que los humanos estamos consiguiendo formas eficientes en el uso de los recursos naturales”, ha destacado el profesor Venter.

Aspectos negativos y lecturas positivas

Los autores del informe añaden, sin embargo, que si bien los impactos ambientales ya no crecen tan rápidamente como lo hace la población o el PIB, los daños causados por los humanos en el equilibrio del planeta son alarmantemente extensos.

Volviendo al apartado de lecturas positivas, el profesor Eric W. Sanderson, coautor del estudio, destaca que, “es alentador que los países con buenas estructuras de gobierno y mayores tasas de urbanización crecen económicamente pero muestran una ligera contracción de su impactos ambientales de aspectos como el uso de la tierra y la extensión de las infraestructura”.

La deforestación es uno de los problemas más graves en la Amazonia
La deforestación es uno de los problemas más graves en la Amazonia (luoman / Getty)

“El desarrollo sostenible es un objetivo ampliamente defendido y nuestros datos demuestran mensajes claros de cómo el mundo puede llegar a esta meta”, ha indicado el profesor Venter. Dos de los métodos para la mejora son “concentrar parte de la población humana en los pueblos y ciudades -de forma que sus necesidades de vivienda y de infraestructuras no se propaguen a través de los espacios naturales-, y promover gobiernos honestos que sean capaces de gestionar y reducir los impactos ambientales”.

Los autores han dado a conocer los nuevos mapas y conjuntos de datos subyacentes al público en http://wcshumanfootprint.org/. Los mapas serán utilizados por los responsables políticos e investigadores para una amplia gama de aplicaciones, tales como la identificación de los lugares que aún se encuentran en gran parte “salvaje” y deben ser protegidos, así como para identificar los lugares adecuados para la restauración de sus funciones naturales y los servicios ambientales.

Artículo científico de referencia:

Sixteen years of change in the global terrestrial human footprint and implications for biodiversity conservation. Oscar Venter, Eric W. Sanderson, Ainhoa Magrach, James R. Allan, Jutta Beher, Kendall R. Jones, Hugh P. Possingham, William F. Laurance, Peter Wood, Balázs M. Fekete, Marc A. Levy y James E. M. Watson. Nature Communications 7, Article number: 12558 doi:10.1038/ncomms12558

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s