El lago Poopó se muere por el cambio climático y El Niño

Notícia publicada a l’edició digital del diari La Vanguardia el 22 de gener, per Joaquim Elcacho.

El cambio climático, el fenómeno El Niño, la contaminación minera y la mala gestión del agua están acercando al lago Poopó, el segundo más grande de Bolivia -después del Titicaca-, a un drama similar al vivido durante las últimas décadas por el mar de Aral (entre Kazajistán y Uzbekistán).

Los manuales de geografía siguen indicando que el Poopó es un lago salino del altiplano andino con una extensión de 2.337 km² (84 km de longitud por 55 km de ancho) y un volumen de 4.000 hectómetros cúbicos de agua, pero la realidad es muy distinta.

Situación del lago Poopó, en Bolivia
Situación del lago Poopó, en Bolivia (LV – LV)

El pasado 18 de diciembre el gobernador de Oruro (Bolivia), Víctor Hugo Vásquez, promulgó una ley departamental de desastre por el secamiento del lago Poopó, y sus efectos en los ocho municipios afectados. Las cifras de principios de este año indican sólo quedan pequeñas zonas con agua en el 4% de la superficie original del lago.

La desaparición del Poopó es una tragedia para miles de personas que vivían gracias a recursos como la pesca pero, además, supone un daño ecológico de grandes proporciones. El lago Poopó fue incluido el 2002 en la lista de zonas protegidas por la Convención de Ramsar (de humedales de importancia internacional) en reconocimiento de la variedad única de peces y aves acuáticas que se concentran en esta zona situada a más de 3.500 metros sobre el nivel del mar.

Causas históricas de la tragedia

El nivel del agua en el lago Poopó ha registrado grandes fluctuaciones durante las últimas décadas pero la situación actual es la más dramática de la cual se tienen datos, según reconocen las autoridades locales.

Vista aérea del lago Poopó (Bolivia), antes de desecarse
Vista aérea del lago Poopó (Bolivia), antes de desecarse (WP – LV)

Los estudios llevados a cabo durante los últimos años indican que las explotaciones mineras han provocado una sobreexplotación de los recursos hídricos de la región, además de causar una importante contaminación por metales pasados. La agricultura intensiva en zonas cercanas también ha significado una mayor derivación de agua que antiguamente desembocaba en lago Poopó.

El cambio climático, con el aumento de las temperaturas -que provoca una mayor evaporación del agua-, es otro de los elementos significativos en la actual proceso de desaparición del lago Poopó. Los estudios más recientes indican que los glaciares andinos están reduciendo rápidamente su extensión y las precipitaciones son cada vez más escasas.

El actual período del fenómeno El Niño -uno de los más potentes del último siglo- se suma a todos los elementos negativos que afectan al lago Poopó.

Las ayudas millonarias solicitadas por el gobernador de Oruro difícilmente podrán solucionar la situación.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s