Ecuador extraerá crudo de una reserva al no recibir compensación internacional

Notícia publicada a l’edició digital del diari El País d’avui divendres 16 d’agost.

Correa lo achaca a la compensación insuficiente que ha recibido de países y empresas privadas
Los tres pozos de la reserva acogen alrededor de 920 millones de barriles
Decenas de manifestantes frente al Palacio Presidencial demandan una consulta popular
La Constitución lo prohíbe pero el presidente lo puede autorizar por interés nacional

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, ha anunciado este jueves su decisión de dar el visto bueno a la explotación petrolera en la reserva amazónica del Parque Yasuní, declarado por la Unesco reserva mundial de la biósfera en 1989. En un discurso al país, pidió autorización a la Asamblea Nacional, de mayoría oficialista, para iniciar la actividad petrolera en las zonas protegidas del bloque Ishpingo, Tambococha y Tiputini (ITT). “El mundo nos ha fallado”, declaró el mandatario, aludiendo así al fracaso de su iniciativa Yasuní-ITT para evitar la extracción a cambio de una indemnización a cargo de la comunidad internacional.

En 2008 Correa propuso en una asamblea de la ONU dejar ese crudo bajo tierra y evitar las consecuentes emisiones de 400 millones de toneladas de CO2 – uno de los gases responsables del calentamiento global – a cambio de una compensación de 3.600 millones de dólares en 12 años. De esa “indemnización”, el país sudamericano recibió apenas 13,3 millones de dólares en 6 años, lo que equivale al 0,37% del total que aspiraba recaudar. Los aportes de empresas privadas o países como Bélgica, Chile, Francia, Italia, España e Indonesia están depositados en un fideicomiso administrado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, lo que garantiza el retorno integro del dinero según la agencia de noticias AFP.

Los tres pozos de la reserva natural, limítrofe con Perú, acogen alrededor de 920 millones de barriles, lo que equivale al 20% de los depósitos del socio más pequeño de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), según el jefe de Estado. Esto es un dato relevante ya que Correa reconoció que el país no ha descubierto nuevas reservas petroleras recientemente por lo que, según vaticinó en otra intervención, su economía podría colapsar de aquí a 20 años. Después de los impuestos, el crudo es la segunda fuente de financiamiento de Ecuador. En 2010 su producción se ha estancado en 500.000 barriles diarios, debido a que el Gobierno negoció unos contratos más favorables con las multinacionales petrolíferas, que disuaden a éstas de invertir en prospecciones.

Polémica ambientalista

Correa ha intentado apaciguar las críticas del sector medioambientalista al asegurar que “la actividad extractiva no podrá desarrollarse en un área superior al 1% del Parque Nacional Yasuní”, cuya extensión supera el millón de hectáreas. Esto no convence a Adrian Soria, un biólogo de 38 años y uno de los cientos de manifestantes congregados frente al palacio presidencial Carondelet en la capital: “Yasuni es importante para la humanidad y como ecuatorianos podemos influir (…) Yasuni debe ser preservado y eso es más importante que el crudo”, según declaró a Reuters. David Romo, codirector de la estación científica de biodiversidad Tiputini de la Universidad San Francisco contó a la agencia AFP que el Parque Yasuni tiene “la mayor biodiversidad por kilómetro cuadrado en toda la Amazonía”. Es un lugar donde conviven unos 11.000 indígenas (quichuas y waorani) con la “naturaleza en estado prístino”.

La Constitución de 2008 prohíbe la explotación de recursos no renovables en áreas protegidas, aunque le otorga la opción al presidente de autorizarla bajo la figura de interés nacional previo aval del Congreso. Este interés fue promocionado por el gobernante al asegurar que el “aprovechamiento de las reservas del ITT arrojaría un valor presente neto de 18.292 millones de dólares” y que optó por tomar esa decisión pensando en utilizar el dinero para acabar con la pobreza y dirigir el desarrollo del país.

La decisión ha desatado una dura polémica en las redes sociales, y frente al palacio presidencial. “No toquen el Yasuní”, rezaban varias pancartas de los activistas que junto a ellos tenían a grupos de simpatizantes del Gobierno que, resignados, defendían la decisión del mandatario. La Policía separó a los bandos ante posibles roces que no llegaron a ocurrir. Decenas de ecologistas reclamaron una consulta popular y algunos anticiparon nuevas manifestaciones para los próximos días, según recogió Efe.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s