El plan del Tajo relega a Alicante

Article publicat a l’edició digital del diari El País d’ahir 31 de març, per Ezequiel Moltó.

La nueva reserva de 400 hectómetros hubiera dejado a la provincia sin trasvases en cinco años

Nadie en Alicante está contento con el borrador del Plan Hidrológico del Tajo que ha elaborado el Ministerio de Medio Ambiente, y no es para menos porque está en juego el futuro de la agricultura y el abastecimiento humano. La propuesta lanzada por el ministerio que dirige, Miguel Arias Cañete, ha puesto en pie de guerra a agricultores y regantes y preocupa a los expertos universitarios por las consecuencias futuras que tendrá para el desarrollo económico de la provincia.

El talón de Aquiles del nuevo plan de cuenca es que eleva de los 240 hectómetros cúbicos actuales a 400 hectómetros los necesarios para poder trasvasar agua desde el Tajo hacia el Segura, y ese incremento dificulta aportaciones futuras. Si comparamos las reservas en los embalses de Entrepeñas y Buendía en la última década y aplicamos los nuevos requisitos observamos que durante casi cinco años no habría llegado agua a Alicante. Un estudio, realizado por Manuel Aldeguer excomisario presidente de la Confederación del Segura y actual responsable de Agua y Medio Ambiente en la ejecutiva del PSPV, indica que si aplicamos los nuevos criterios para poder trasvasar, las reservas de la última década durante cinco años no se habría autorizado trasvases para riego.

Aldeguer considera de “extrema gravedad” estos datos porque el destino prioritario es el abastecimiento urbano, al que se destinan 140 hectómetros cúbicos de agua en la cabecera, que sirven para abastecer a dos millones de personas, y en verano a un millón de turistas. Según este estudio, realizado sobre datos oficiales, con esta reserva de 400 hectómetros cúbicos entre los años 2005 y 2010 no se hubiera podido trasvasar agua del alto Tajo al Segura para poder regar ni para beber, excepto en 2007 y 2009. Es decir, que el déficit de la Mancomunidad de los Canales del Taibilla, con los recursos y orígenes actuales hubiese sido, aproximadamente del 50% durante estos años, un terrible impacto en el turismo y para la población. El expresidente de la Confederación recuerda además que es necesario mantener un caudal económico de diez metros cúbicos por segundo en Talavera lo que obliga a incrementar el desembalse en cabecera y “eso supondrá en realidad que en épocas de sequía el problema será más grave”.

La Mancomunidad de los Canales del Taibilla, que abastece de agua potable a los municipios del sur de Alicante, consume unos 240 hectómetros anuales de los 40 proceden del propio río Taibilla y los otros 115 del trasvase Tajo-Segura.

El campo alicantino está muy preocupado con las consecuencias que para el futuro puede tener este incremento del caudal mínimo para poder trasvasar. Los más beligerantes, como Eladio Aniorte, presidente de Jóvenes Agricultores, se sienten “furiosos, decepcionados y vapuleados”, mientras que otros más prudentes, como Ángel Urbina, del Sindicato de Regantes, confía en que se pueda mejorar la propuesta inicial con las alegaciones al plan.

Pese a los intentos del vicepresidente de la Generalitat, y consejero de Agricultura, José Ciscar, de intentar tranquilizar a los regantes a los que pide que confíen en el memorando conjunto que firmarán Ministerio, Murcia y Comunidad Valenciana (aunque no Castilla-La Mancha que no tiene validez jurídica) en el que se asegurará que el mantenimiento del trasvase “es un objetivo estratégico” y su permanencia “una garantía”. La Generalitat confía en mejorar el escenario actual durante el periodo de alegaciones y pone en valor que lo más importante es que en ningún momento se pone en duda el futuro del trasvase.

“Va contra nuestros intereses”

Sin embargo, a los regantes no les llega la camisa al cuerpo. Al elevar el umbral de reservas embalsadas en la cabecera del Tajo, de 260 hectómetros cúbicos a 400 se ha impuesto un nuevo criterio en la explotación del acueducto que es evidente que impedirá hacer trasvases en los años de sequía. “Va en contra de nuestros intereses, han cedido y han puesto en peligro el futuro de 40.000 agricultores alicantinos”, asegura Eladio Aniorte, de Jóvenes Agricultores. El representante de los regantes, Ángel Urbina, confía en que quedan “unos meses para negociar y mejorar la propuesta”.

“En ese acuerdo, Alicante no sale beneficiada de ninguna manera. Se mire como se mire”, se lamenta Antonio Rico, catedrático de Análisis Geográfico Regional y miembro del Instituto de Geografía de la Universidad de Alicante. Este experto explica que “no es lo mismo afrontar años secos, con un límite embalsado en Entrepeñas y Buendía de 260 que con otro de 400” y recuerda que es bastante frecuente que las sequías más intensas que afectan a Murcia y Alicante también se dejan sentir en el Alto Tajo. “Es decir, cuando suframos una sequía intensa y prolongada como la ocurrida de 1992 a 1995, el trasvase no podrá funcionar”, agrega. Para Rico, este plan, pendiente de alegaciones, solo beneficia a Castilla-La Mancha y Madrid.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s