El Ter, un río sobreexplotado

Article publicat a l’edició digital del diari El País d’avui dimarts 26 de març, per Alejandra Marly Omedes.

La concentración de 98 minicentrales y el trasvase a Barcelona secan el cauce
Los purines contaminan el tramo medio

El río Ter es el más largo (205 kilómetros) de los que nacen y mueren en Cataluña. Desde su origen hasta su final, sus aguas son explotadas por: la estación de esquí Vallter 2000 para fabricar nieve; 98 minicentrales entre Setcases (Ripollès) y Manlleu (Osona), en un tramo de 131 kilómetros, y por el trasvase del río a la altura de El Pasteral para abastecer de agua potable al Área Metropolitana de Barcelona. Una sobreexplotación que difícilmente puede soportar las aguas del río.

Ter

Sus peligros son el poco caudal y el deterioro de la calidad del río a causa de los purines en el tramo que discurre por Osona. Los efectos de la falta de agua y la contaminación los padecen, entre otros, el pez espinoso, la babosa de río y los pájaros acuáticos, que, en un caudal tan escaso, no tienen dónde pescar.

Como explica Narcís Prat, catedrático del Departamento de Ecología de la universidad de Barcelona (UB), las minicentrales se han convertido en el problema “central” de la parte alta del Ter, porque en ocasiones no retornan al río toda el agua que sacan de él para fabricar electricidad. El Grupo de Defensa del Ter (GDT) también insiste en que la excesiva explotación eléctrica en un tramo tan comprimido, “a duras penas garantiza el caudal mínimo”.

Jesús Soler, expresidente del GDT, precisa que “el río transcurre casi seco a causa de una explotación que solo genera como máximo el 2% de la energía que consume el conjunto de la población catalana”. Por ello, considera que el precio a pagar por mantener esta explotación es “demasiado elevado”.

Para María Isabel Muñoz, miembro del Instituto del Agua de la UB, la importancia de mantener un caudal mínimo radica en “garantizar la funcionalidad del río, que, como sistema, se encarga de depurar los residuos y mantiene la biodiversidad que habita en él y que se convierte en un indicador de su calidad biológica”.

La Agencia Catalana del Agua (ACA) es el organismo de la Generalitat que se encarga del control y calidad de las aguas interiores y del abastecimiento a la población. En 2010, el organismo desarrolló un plan para garantizar los caudales ecológicos de las cuencas catalanas. Antoni Munné, técnico medioambiental de la entidad, admite que “en la situación de consumo actual de las minicentrales, el ecosistema del Ter no mejora y en la zona”, resalta, “hay una reserva genética de truchas”.

Pero, además de un problema ecológico, hay otro legal: las concesiones de explotación a particulares vienen de principios del siglo XX y se renovaron en 1986 por 75 años; es decir, no caducan hasta 2061. En 1986, señala Munné, “no se contemplaba el aspecto ecológico del río y en algunos casos la concesión que se efectuó fue de cuatro veces su caudal”.

Antes de iniciar un proceso judicial para cambiar las condiciones de las concesiones, el ACA intenta dialogar con los propietarios de las minicentrales y presentar propuestas para que reduzcan la captación entre el 10 y el 15%, o que adapten su explotación a la estacionalidad. Y, aunque Antoni Munné admite que “la predisposición de los dueños ha mejorado”, la realidad es que “no quieren bajar producción y dejar de ganar”.

Jesús Soler, en cambio, opina que la expropiación con indemnización es una buena vía. Sugiere que “los propietarios cambien las turbinas de las centrales por otras que necesiten menos agua para generar la misma electricidad”.

La calidad química del río es el otro problema del Ter. Gabriel Borrás, exdirector de Planificación del ACA, señala que “la puesta en marcha del plan de saneamiento a principios de los 90, ha supuesto un vuelco importante en cuanto a calidad del agua”. Aún así, hay zonas del río Ter y masas de agua subterránea en Osona que están en mal estado por la presencia de nitratos procedentes del impacto de los residuos que genera la industria porcina. Solo en la comarca de Osona hay aproximadamente un millón de cerdos.

Los purines se filtran al subsuelo contaminando, además del Ter, acuíferos y pozos y dejándolos inservibles. Munné explica que el proceso emprendido para combatir el problema pasa por “declarar las zonas vulnerables y reducir el porcentaje de purines y fertilizantes agrícolas. Una posible solución sería utilizar estos residuos para producir biogas. Por ahora “estamos estables dentro la gravedad”, diagnostica Munné. En cambio, Soler, del GDT, estima que la única solución al problema del Ter en Osona es “racionalizar el número de cabezas de ganado en un territorio limitado”.

El tercer problema que afecta al Ter es el trasvase de sus aguas hacia el Área Metropolitana de Barcelona a la altura de El Pasteral. Pau Masramon, representante del Observatorio del Ter, explica que desde los pantanos de Sau, Susqueda y Pasteral, “se desvía el 76% del caudal anual para suministrar a la capital catalana y a su periferia. Así estos pantanos se convierten en los depósitos de Barcelona”. Mientras que Gabriel Borrás asegura que la media anual del trasvase es del 45%.

A la altura de la ciudad de Girona, hay una estación de medición que certifica el caudal ecológico, fijado en un mínimo de 3.000 litros por segundo. La estación lleva más de un año estropeada, según el Observatorio del Ter. La ACA asegura que la instalación está en “proceso de reparación y en todo momento se garantiza la cantidad mínima”. Masramon replica que “los mínimos de caudal son los que salen de El Pasteral, no los que pasan por el tramo bajo del río”.

Como las concesiones de las minicentrales, el trasvase del Ter es antiguo, de principios de los años 60. Masramon es consciente de que llegan tarde para reclamar una buena praxis y buscar alternativas al suministro del área de Barcelona.

Borrás, el exdirectivo del ACA, sostiene que en el plan de gestión del agua se contempla reducir el 21% el suministro de agua de boca a Barcelona. Las alternativas pasan por reutilizar el agua de los riegos y la industria, extender el ahorro del núcleo de Barcelona a la periferia, la desalinización o la recuperación de acuíferos. Borrás concluye: “El agua del Ter es actualmente la más barata de obtener y estos otros recursos encarecerían el precio del agua”.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s