Ese extraño oasis de la guerra fría

Article publicat a l’edició digital del diari El País d’avui dimecres 5 de setembre, per Rafel Méndez.

Corea del Sur no logra que la Unesco declare Reserva de la Biosfera la frontera con el Norte
Vetado al hombre desde 1953, es refugio de especies amenazadas

La Zona Desmilitarizada es puro siglo XX. La frontera que divide las dos Coreas a la altura del paralelo 38 es una sucesión de alambre de espino, checkpoints, sacos terreros, puestos de observación semiocultos bajo tela asfáltica y jóvenes imberbes patrullando en jeeps. Al menos en la vertiente surcoreana, es pura iconografía de la guerra fría.

Pero donde los militares ven tensión y los comerciantes potencial turístico, hay un grupo de biólogos que ve otra cosa: una oportunidad única en Asia de conservar un hábitat en el que el hombre no ha pisado en casi 60 años.

Uno de ellos es Kim Seung-ho, un biólogo que hace 10 años fundó el Instituto de Ecología de la DMZ (las iniciales inglesas para Zona Desmilitarizada y que se repiten por todo el lugar). “Es irónico que esta zona tan conflictiva sea una bendición para la naturaleza. Las especies se ríen de nuestro conflicto ideológico”, explica Seung-ho, de 51 años. En la pequeña oficina que tiene cerca de la frontera muestra el mapa con cinco humedales entre los ríos Imjin y Han que, en su opinión, deberían estar protegidos. Las paredes están llenas de fotos de extraños animales captadas en la frontera: exóticas plantas, una especie de lince, capturas de huellas…

En una región del planeta tan densamente poblada, la DMZ ha creado un extraño oasis. Establecida el 27 de julio de 1953 como parte del armisticio de la guerra que enfrentaba a las dos Coreas, es una barrera de 248 kilómetros de largo por cuatro de ancho. A eso hay que sumar una zona de acceso restringido a la población de entre siete y 15 kilómetros.

“Los animales se ríen de la estupidez humana. Aquí vienen aves de Mongolia, Japón, China, Rusia y Australia”, sonríe Seung-ho poco antes de entrar a la zona restringida. Su instituto fue fundado hace 10 años, cuando parecía que la reunificación se acercaba. “Los primeros tres o cuatro años nos costaba mucho conseguir permiso para entrar. Pero ahora saben que somos un grupo sin ideología, ni política, que trabaja por la ecología”, cuenta. Luego aclara que él tiene sus ideas y que de su familia solo él y su madre viven en el sur, ya que el resto quedaron en el norte.

Ahora, los miembros de la ONG entran una vez a la semana. Ayer lo hicieron con un grupo de periodistas —entre ellos, EL PAÍS— invitados por el Gobierno coreano con motivo del Congreso Mundial de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) que está a punto de albergar el país.

El capitán Kim manda abrir la verja con la condición de que no se fotografíe ningún número ni ningún puesto de control que haga la zona reconocible. El culo de una botella de plástico cubre los candados para que no se enrobinen. Un soldado parece dormitar en su camión, pero otro con la cara pintada de camuflaje da la impresión de estar centrado en la vertiente norte.

Al otro lado del río está Corea del Norte, probablemente el país más opaco del mundo, una dictadura comunista que nada tiene que ver con Corea del Sur, donde más de un tercio de la población tiene un smartphone (preferiblemente de la coreana Samsung).

En medio, un ecosistema que va desde las montañas del Este de Corea a los humedales del Oeste. Hay catalogadas 2.700 especies, de las cuales 67 están amenazadas, según la ONG. Como vive poca gente y no hay fábricas la calidad del agua de los ríos es máxima. Sobrevuelvan buitres negros, grullas, halcones, pigargos, hay serpientes, anfibios, mamíferos como leopardos y puede que hasta tigres, abundante pescado y plantas sin catalogar.

“En Corea hay muchos parques nacionales, pero su objetivo es el turismo, así que no hay nada tan bien conservado como esto”, cuenta Shing Yuseung, un estudiante de Ecología que colabora con el grupo. Frente a él hay una isla deshabitada. Allí sí que no ha pisado nadie en seis décadas. No solo por el temor a los militares, sino por las minas.

Dentro de la zona restringida a la población civil se puede transitar por los caminos que rodean las pocas plantaciones de ginseng y los arrozales, aunque antes de entrar un soldado da una hoja con la forma de las minas: “La semana pasada hubo un tifón y puede que el agua haya arrastrado alguna fuera. Si ven algo así, avisen”. Cuentan que en un episodio similar el pasado mayo hubo fallecidos en un pueblo cercano.

Las minas han limitado los cultivos de los antiguos habitantes de la zona, aunque también causan bajas en la fauna. “De vez en cuando ves restos de un animal herido”, cuenta An Chiyong, uno de los seis biólogos que trabajan en el estudio de la DMZ. Chiyong explica que es imposible saber cuántas hay, pero que hace años, cuando Corea del Sur cavó una zanja de cinco kilómetros, descubrió 50 minas.

Corea del Sur pidió en septiembre de 2011 a la Unesco protección para su parte de la DMZ (los dos kilómetros de frontera) más una ampliación al sur. La candidatura para ser Reserva de la Biosfera incluía 297.913 hectáreas. Pese a que el comité científico de la Unesco recomendó concederle el título en mayo, el pasado 12 de julio el organismo decidió que no tenía sentido proteger solo la mitad de la conocida como la “delgada línea verde”. Recomendaba conseguir el apoyo de Corea del Norte (y de un pueblo del sur afectado y que se oponía).

La protección internacional era clave para estos investigadores. Chiyong cuenta que la presión sobre el ecosistema de la frontera crece conforme se relaja la tensión. “Cada vez más los agricultores quieren ganar terreno para cultivar. Mire esa línea eléctrica. Corea del Sur quiere construir más”. El tendido va hacía el complejo industrial de Kaesong, uno de los principales núcleos económicos de Corea del Norte. Abierto hace una década como forma de acercamiento, en el complejo trabajan unos 60.000 obreros del norte para unas 90 firmas del sur.

Seung-ho teme que la reunificación se olvide de la naturaleza que, de forma imprevista, se ha conservado ahí. Por eso quiere que llegue pronto algún tipo de protección: “Así podremos iniciar la paz a partir de la naturaleza”.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s