Pelegrí: “La propuesta de reforma de la PAC no se adapta al modelo productivo catalán”

Nota publicada al butlletí d’Agroinformación d’ahir dissabte 21 d’abril.

El consejero de la Generalitat considera que “favorece a los países del norte”

Josep María Pelgrí, consejero de Agricultura, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Natural de la Generalitat de Catalunya, señala, respecto de la reforma de la PAC en marcha, su “preocupación extrema” porque “no se adapta al modelo productivo catalán, caracterizado por la gran diversidad y riquezas de sus producciones, ya que la propuesta de reforma favorece a los países del norte de Europa frente a los países mediterráneos”. En una entrevista con agroinformacion.com, además de analizar diferentes aspectos del agro catalán, como el esfuerzo realizado por productores y la administración para aumentar las exportaciones de algunos productos como las frutas -abriendo mercados en Rusia, Brasil o Emiratos Árabes-, se refiere a las necesidades hídricas de su Comunidad señalando, por ejemplo, que los “proyectos de modernización o de nuevos regadíos han quedado en estado latente al no haberse aprobado en el transcurso de la anterior legislatura el Plan de Cuenca del Ebro”.

¿Qué opinión tiene de la reforma en marcha de la PAC y cómo considera que la redacción actual del borrador puede afectar a Cataluña en términos generales?

Para Catalunya, la propuesta de reforma de la PAC presentada por la Comisión Europea resulta perjudicial, ya que no tiene en cuenta las características propias del sector agrario del territorio catalán y mediterráneo en general. Por este motivo, después de seis meses de intenso trabajo, la Comisión de seguimiento de la reforma de la PAC, en la que estaba representada la Generalitat, todos los grupos políticos con representación en nuestro Parlamento y todo el sector agrario catalán, llegó a un consenso sobre esta reforma, que se ha plasmado en un documento. Este documento lo presenté al ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, el pasado día 12 de marzo. En este acto planteé al ministro la importancia de trasladar a Bruselas la preocupación extrema del sector por una política agraria que no se adapta al modelo productivo catalán, caracterizado por la gran diversidad y riquezas de sus producciones, ya que la propuesta de reforma favorece a los países del norte de Europa frente a los países mediterráneos.

La agricultura en su Comunidad se ha caracterizado tradicionalmente por el predominio de las explotaciones de no muy grandes dimensiones ya que estas suponen un alto porcentaje del terreno dedicado al agro. Además, en los últimos años el volumen de población ocupada en el sector primario ha ido en descenso no suponiendo más del 3,5% de la población. ¿Se mantiene esa tendencia?

En el curso de las últimas décadas se ha incrementado el tamaño medio de las explotaciones agrarias, lo que pone en evidencia la modernización de las estructuras agrarias de Catalunya. La superficie agrícola utilizada en esta comunidad autónoma representa el 4,8% de la de España. La mitad de las explotaciones agrarias se concentran en Lleida y la zona del Ebro. Según el censo agrario de 2009, el último oficial, en Catalunya había 60.839 explotaciones agrarias, que ocupaban el 36% del territorio catalán, con una dimensión media de 19,5 hectáreas. Por otra parte, la población ocupada en el sector primario tuvo un incremento en 2011, gracias a la puesta en marcha de nuevas actividades y la incorporación de noves personas, lo que resulta significativo en una situación de crisis económica.

Buena parte de la superficie sembrada tradicionalmente se ha destinado a los cereales, básicamente el trigo, aunque no se puede olvidar en el Bajo Ebro al arroz o el producto por el que es sobradamente conocida la comarca del Penedès, el cava. ¿Cuál es la realidad actual de estos cultivos? ¿Qué opinión le merece la nueva PAC en relación con el viñedo?

Los cereales son el primer cultivo en extensión de Catalunya, ya que ocupen más de 353.000 hectáreas. Las principales comarcas productoras de cereales son la Noguera, la Segarra, l’Urgell y el Segrià. La especialización en cereales tiene su base en la elaboración de piensos para el sector ganadero, hegemónico en el conjunto del sector primario catalán. El cultivo de los cereales constituye una de las bases del patrimonio paisajístico de Catalunya y cumple importantes funciones medioambientales. Por otra parte, el arroz constituye una alternativa óptima para las zonas del Delta del Ebro sometidas a tensiones de salinización. Se trata de un alimento básico a nivel mundial. A diferencia de otros cereales, se destina principalmente al consumo humano. A pesar de una disminución de la superficie de cultivo en los últimos años, las cifras más recientes muestran un aumento de la producción.

El cultivo del arroz es prácticamente exclusivo en todo el Delta del Ebro, aunque también se cultiva arroz en el Empordà y en Lleida. En el caso del Delta, este cultivo es un instrumento básico para mantener unas adecuadas condiciones ambientales, ya que de otra manera se produciría una salinización irreversible. Eso hace que el Delta tenga unos elevados valores ambientales, ligados a la biodiversidad, especialmente por lo que respecta a las aves.

En cuanto a la viña, este cultivo permite obtener unos rendimientos claramente superiores a los de los cereales en un conjunto de comarcas que se han especializado en la viticultura: Alt Penedès, Baix Penedès, Alt Camp, Terra Alta y Priorat. Es una parte de la cadena imprescindible que sustenta el sistema de producción de bodegas del cava y el vino. En algunas comarcas, por sus características edafoclimáticas, difícilmente el viñedo puede ser substituido por otro cultivo con unos rendimientos comparables.

Por lo que respecta a la PAC y el viñedo, la propuesta original de la Comisión Europea incluye la supresión de los derechos de plantación. En este sentido, el Departamento de Agricultura, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Natural (DAAM) se ha posicionado a favor de su mantenimiento, ya que esto supone mantener una cadena de empresas sobre el territorio. También estamos a favor de mantener los actuales programas de apoyo y no pasarlos al Pago Único.

Aunque el aceite se relacione tradicionalmente con otras comunidades autónomas cuya producción es mayor que en Cataluña, no es menos cierto que en su comunidad hay un volumen importante de olivos en comarcas como Garrigues, Baix Ebre, Montsià, o Priorat, por citar solo algunas con denominación de origen. ¿Teme que la nueva PAC pueda suponer nuevos recortes a las ayudas de la UE al sector? ¿Qué opina de la normativa sobre almacenamiento privado? ¿Y de la situación de los precios en la actualidad?

Dado que la nueva PAC considera al cultivo del olivo como uno de los que se beneficia del “complemento verde” y que buena parte de él esta situado en zonas con limitaciones naturales, no prevemos que pueda salir perjudicado en cuanto a recortes significativos de las ayudas que recibe de la Unión Europea. Con todo, es pronto para pronunciarse con seguridad sobre el resultado final de las ayudas de la PAC aplicadas a este cultivo.

En cuanto al almacenamiento privado, este no responde a menudo a las necesidades del sector, motivadas por unos precios muy bajos y a la baja, ni mucho menos a las del sector catalán. Por ejemplo, en la última licitación que se cerró el mes pasado, se adjudicaron 100.000 toneladas de aceite virgen a un precio de 0.68€/tonelada y día, solo una tercera parte de las ofertas, y entre ellas no tuvo cabida ninguna oferta de Catalunya. El almacenamiento privado se tiene que actualizar, tanto en el precio como en cantidades licitadas, para que pueda ser un instrumento eficaz y útil para el sector.

En cuanto a la situación de precios actual, influyen varios factores de tipo estructural y de desequilibrio de la cadena de valor, hasta el extremo de ser utilizado como producto “reclamo” en los lineales de la gran distribución.

Frutos secos y, sobre todo, fruta dulce (peras, manzanas, melocotones) han conseguido reconocida fama por su calidad, aunque la superficie destinada a su cultivo haya descendido en los últimos años. De hecho, la Generalitat ha ayudado a la promoción de varias empresas en la Fruit Logística de Berlín, celebrada recientemente. ¿Cuál es el peso económico en este momento de la fruta? ¿Qué se puede hacer desde su departamento por ayudar a abrir nuevos mercados más allá de los europeos?

La fruta, dentro del conjunto de las producciones agrícolas de Catalunya, supone una tercera parte de los 1.600 millones de euros totales, con una gran incidencia en la ocupación de trabajadores fijos, pero especialmente de temporales. Por lo tanto, en estas épocas de falta de trabajo es un sector a tener muy en cuenta, desde este punto de vista, sin olvidar su extensión territorial. En este sentido el DAAM, a través de la empresa pública Prodeca, lleva a cabo una labor de internacionalización de nuestros sectores productivos, donde tiene especial relevancia la fruta, mediante la presencia en ferias internacionales como la de Fruit Logístic que se citaba en la pregunta, pero también muchas más. Solo por citar algunas, este 2012 hemos estado en Nuremberg, Moscú, Dubai, Shangai, Tokio…

El resultado es que en estos últimos años se han abierto importantes mercados como Rusia, Brasil, Emiratos Árabes, etc. Solo por citar algunos países extra comunitarios. El resultado es que en el año 2011 se han incrementado las exportaciones de manzana un 12%, las de nectarina un 24% y las de melocotón un 5%. En Rusia, por ejemplo hemos exportado más de 50.000 toneladas de melocotón y nectarina.

También hay que destacar la gran capacidad de adaptación al mercado del sector frutícola catalán, a través del Plan de reconversión de la fruta dulce, impulsado y financiado por la Administración, que ha supuesto la sustitución de más de 3.000 hectáreas de especies y variedades en función de las características físicas y climáticas de las diferentes zonas (Cataluña es la región de Europa que más ha reconvertido sus producciones de fruta dulce).

Este hecho ha favorecido producciones de calidad que han supuesto un mayor reconocimiento, sobre todo a nivel internacional. Este dinamismo del sector también se ha visualizado en estrategias como el programa Fruit.net, que impulsado por el DAAM ha conseguido que trabajen conjuntamente técnicos, empresas e investigadores, con el objetivo de optimizar la aplicación de productos fitosanitarios, que permitan alcanzar unas producciones más sostenibles y de acuerdo con las demandas del consumidor.

Uno de los problemas a los que se enfrentan los agricultores de todas las comunidades españolas es la presión que sobre ellos ejercen las grandes distribuidoras de alimentos. Unió de Pagesos, que ha celebrado recientemente su congreso en Girona, le ha pedido “valentía política” para luchar contra este tipo de “especulación”. ¿Qué se puede hacer desde la administración por evitar -si es posible- el control asfixiante que denuncian los agricultores de estas grandes empresas?

Desde el Departamento de Agricultura ya impulsamos el año pasado la firma de un Código de Buenas Practicas en la cadena agroalimentaria. Un acuerdo voluntario para integrar las diferentes fases de la cadena y que debe ser el escenario para que productores, industria agroalimentaria y distribución establezcan mecanismos para equilibrar la cadena.

La distribución debe, en este marco, participar activamente en la valorización de los productos alimentarios, mejorando su presentación y ofreciendo productos de calidad y vinculados a la producción local. Asimismo, la industria y la producción pueden mejorar la calidad de los productos, incrementar la variedad, etc. Todo ello con el objetivo que la ciudadanía pueda conocer la gran variedad de productos de nuestra agricultura. Por otro lado, la oferta debe agruparse para poder hacer frente a la concentración de la distribución comercial. La industria agroalimentaria debe centrar esfuerzos en incrementar dimensión, especialmente en el ámbito cooperativo.

Por otro lado, el establecimiento de contratos tipo entre la industria y la producción debe permitir estabilizar los precios y dar más garantías y seguridad al productor, la parte más vulnerable de la cadena, y a la propia industria. Estos contratos se prevé regularlos en el marco de la Política Agraria Común (PAC) que se esta debatiendo y son una pieza clave en las medidas de marcado que se están debatiendo.

Es también en esta línea que desde Cataluña hemos planteado que se introduzcan medidas de economía social de mercado y que se pida la excepción del sector agrario de las normas de la competencia, para minimizar los grandes desequilibrios y la volatilidad de precios que existen actualmente y que ponen en riesgo a la parte más frágil, los productores.

Cataluña cuenta con una importante red de ríos y con el tramo final del Ebro antes de su desembocadura. ¿Cuáles son las necesidades hídricas de su Comunidad? ¿Están cubiertas? ¿Qué debería contemplan el Plan Hidrológico Nacional en relación a Cataluña?

El actual periodo de sequía en Catalunya pone al descubierto las necesidades hídricas del campo catalán. Si bien, de momento, las reservas de agua acumuladas permiten garantizar el suministro para agua de boca por lo que resta de año, no sucede lo mismo con la agricultura. La continua ausencia de lluvias ha puesto de manifiesto la insuficiencia de infraestructuras que permitan a nuestro agricultores y ganaderos, de las zonas tradicionalmente más áridas, el poder asegurar un nivel mínimo de cosecha, al no poder disponer de riego. Por esta razón se están realizando esfuerzos en inversiones estratégicas como el canal Segarra-Garrigues.

El Gobierno catalán tiene diseñado un plan de regadíos, teniendo en cuenta las condiciones agroclimáticas, las concesiones de agua obtenidas o potenciales en función de los caudales actuales de los ríos o previsiones de futuro en función de los escenarios de cambio climático, así como planes de eficiencia en el uso del agua.

Sin embargo, estos proyectos de modernización o de nuevos regadíos han quedado en estado latente al no haberse aprobado en el transcurso de la anterior legislatura el Plan de Cuenca del Ebro, en el que entre otras cosas debe definir los caudales ambientales de dicho río y las necesidades de volúmenes mínimos de agua en la zona del Delta, para preservarlo de la importante erosión que sufre. La evidencia nos muestra que en el contexto actual no es posible detraer nuevos caudales sin afectar al Delta.

En cuanto al Plan Hidrológico Nacional del Gobierno central, simplemente decir que esperamos que el ministro concrete cómo y de qué manera se va a articular y si realmente se hará buscando el consenso con las cuencas y Comunidades autónomas, tal como ha expresado públicamente.

La agricultura ecológica está adquiriendo en los últimos años un papel destacado. ¿Cuál es el momento de Cataluña con respecto al resto de comunidades en esta materia? ¿De qué forma ayuda su Departamento al fomento y desarrollo de la agricultura ecológica?

La producción agroalimentaria ecológica en Cataluña sigue un progreso sostenido, tanto en número de empresas dedicadas a este tipo de producciones, como en superficie de cultivos, cabaña ganadera y diversidad de orientaciones productivas de la agroindustria alimentaria asociada. Cataluña, a pesar de no ser la comunidad con mayor número de empresas ecológicas, sigue siendo el mercado que más ha evolucionado dentro del panorama español. Así, se constata que en los últimos años estamos asistiendo al desarrollo del mercado interno de consumo, que se expande a través de un amplio abanico de opciones empresariales que van desde la introducción de los alimentos ecológicos en los comedores escolares a su presencia en las estanterías de los supermercados, pasando por fórmulas de servicio a domicilio, grupos de consumo, tiendas especializadas, mercados locales e incluso la restauración. El Gobierno catalán apoya este desarrollo impulsando un nuevo programa interdepartamental de actuación en el que intervenimos siete departamentos, y que se orienta al fomento de las producciones, la comercialización y el consumo de este tipo de alimentos.

La agricultura ecológica ha registrado cifras récord en territorio catalán y se ha posicionado muy bien en el mercado de los productos agroalimentarios, gracias, entre otras cosas, a una política del DAAM de fomento de la eficacia, la calidad y la excelencia en el ámbito de la producción de alimentos en Catalunya.

Finalmente, ¿Hacia dónde camina el agro catalán, teniendo en cuenta las peculiaridades de su Comunidad?

El sector agroalimentario catalán, de una importancia estratégica para Catalunya, que tiene en la agroindustria la primera industria catalana, se enfrenta a diversos retos, entre ellos el de la crisis económica, el de la reforma de la PAC y el de la necesidad de incrementar la internacionalización de la producción, con un aumento significativo de las exportaciones. En cualquier caso, la situación global invita a un cierto optimismo, gracias a una agricultura estable, a una ganadería que se va recuperando a pesar de los costes de alimentación y producción, y a la fuerza de una industria agroalimentaria que está encontrando en los mercados internacionales un camino de futuro para aumentar sus ventas en unos momentos de recesión de la demanda interna.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s