La duración e intensidad de las sequías aumentará en el sur de Europa

Nota publicada al butlletí d’Agrodigital d’avui dilluns 2 d’abril, pel SINC.

El informe especial presentado esta semana por el Panel Intergubernamental para el Cambio Climático (IPCC) revela que es cada vez más necesaria la gestión de riesgos porque aumentan los cambios en los eventos extremos. Las sequías, las inundaciones y las olas de calor serán particularmente frecuentes en la región mediterránea.

El informe especial Gestión de riesgos de fenómenos extremos y desastres para fomentar la adaptación al cambio climático sugiere que los desastres no solo se crean por las consecuencias de los fenómenos climáticos extremos, sino porque también se unen la vulnerabilidad y la exposición al riesgo de la sociedad.

Según el trabajo de 592 páginas en el que han colaborado 220 investigadores de 62 países –entre los que se encuentran 12 españoles que han contribuido directamente como revisores y como autores–, la exposición cada vez mayor de personas y bienes ha sido la causa principal a largo plazo del aumento de las pérdidas económicas producidas por los desastres climáticos.

Para Enric Aguilar, investigador en el Centro de Investigación en Cambio Climático (C3) de la Universidad Rovira i Virgili (Tarragona), la novedad esencial que presenta el informe es que “estudia de manera integrada la variabilidad climática y el cambio climático inducido antrópicamente, y la evaluación del riesgo de desastres relacionados con estos fenómenos, así como las posibles medidas de adaptación”.

“El desafío para el futuro tiene una dimensión centrada en la mejora de la base de conocimientos y en la toma de buenas decisiones, incluso para aquellas situaciones en que hay mucha incertidumbre”, ha explicado Chris Field, copresidente del Grupo de Trabajo del IPCC II, que ha colaborado con el Grupo de Trabajo I para resaltar también los cambios observados y esperados.

En los últimos 50 años, el cambio climático ha provocado cambios en los fenómenos climáticos extremos como las olas de calor, el registro de altas temperaturas y, en muchas regiones, fuertes precipitaciones.

Los expertos del IPCC confirman en este estudio especial que las olas de calor se han vuelto más severas en el sur de Europa y el Mediterráneo, mientras que no lo son tanto en el centro y norte de Europa. En cuanto a las precipitaciones, las fuertes lluvias aumentarán al este de África, contrariamente al sur del continente y en el Sahara.

“La sequía representa quizás el mayor reto para España y, sin duda, una mayor previsión y gestión más eficiente y ecológica del agua debe primar por encima de proyectos trasvasistas”, ha destacado a SINC Aguilar, quien ha advertido que en la Península predominarán el aumento de días cálidos y la disminución de los días fríos y, por tanto, una mayor incidencia de los episodios de sequía.

Respecto al continente americano, la aridez aumentará en el noreste de Brasil mientras que en el resto de regiones de Sudamérica no es tan probable. Sin embargo, la duración e intensidad de las sequías crecerá en el sur de Europa y la región mediterránea, el centro de Europa, el centro de América del Norte, Centroamérica y México, el noreste de Brasil y el sur de África.

“El informe proporciona un nivel de detalle sin precedentes sobre los cambios observados y esperados respecto a los eventos meteorológicos y climáticos extremos, basado en una evaluación exhaustiva de más de 1.000 publicaciones científicas”, ha apuntado Qin Dahe, copresidente del Grupo de Trabajo I.

Mejorar la gestión, una solución

Muchos países, incluidos los países en vías de desarrollo, se encuentran con graves problemas para hacer frente a los desastres climáticos. Según los autores del trabajo, el informe es una rica fuente de conocimiento porque aunque los factores ambientales y sociales que influyen en el riesgo de los desastres varían de región a región, muchas de las estrategias eficaces para hacer frente a desastres en un mundo con un clima cambiante son similares.

“En la actualidad, existen muchas opciones disponibles que podrían mejorar la preparación a una respuesta efectiva a los eventos climáticos extremos y desastres, y su recuperación”, ha informado Vicente Barros, también copresidente del Grupo de Trabajo II, quien ha añadido que el trabajo identifica las lecciones aprendidas de una amplia experiencia en la gestión del riesgo de desastres y de la creciente atención en la adaptación al cambio climático.

Según indica el IPCC, las políticas para evitar, prepararse, responder y recuperarse de los desastres podrían reducir el impacto de estos eventos y aumentar la resiliencia de las personas expuestas a estos fenómenos extremos. “Queda claro que la monitorización y la investigación son las únicas vías para evitar unos efectos desastrosos”, ha asegurado el investigador español.

“El principal mensaje del informe es que sabemos lo suficiente para tomar buenas decisiones sobre la gestión de los riesgos de los desastres climáticos. A veces se aprovecha el conocimiento, pero en muchos otros casos no lo hacemos”, ha señalado Field.

El informe, que es el resultado del trabajo interdisciplinar de científicos, ofrece además una mayor comprensión de los costes humanos y económicos de los desastres y los modelos físicos y sociales que los producen. El objetivo es que los responsables políticos profundicen en la información detallada.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s